14-11-2016 / 13:41
Agarrate Catalina dio cátedra de música, teatro, risa y reflexión


Costanera Sur se convirtió en un “tablado” de carnaval con el espectáculo brindado por la murga Agarrate Catalina. De nuevo por Corrientes presentó su nuevo show “Un día de Julio”. Cuya fusión de música, teatro, coros, audiovisuales y relatos mantuvieron en vilo al público que no pudo contener la carcajada durante dos horas de algarabía.
Por Francisco Galarza

No hay dudas de Agarrate Catalina es actualmente una de las mejores murgas uruguayas. De vista por Corrientes presentaron en el Complejo Ribera su nuevo espectáculo “Un día de Julio” un show que tiene la dosis exacta, perfectamente ensamblada en vivo, de música, teatro, coros, audiovisuales y textos que hacen del mismo un espectáculo imperdible, y revalidan el lugar que este ensamble ocupa en el mundo del arte.

Esta murga es de las que se denomina “tradicional” en el carnaval oriental. Tiene 17 voces en el coro, un director en escena y batería pero no cabe dudas que son mucho más que eso. Comandada por los hermanos Cardoso muestran la vivacidad y el movimiento, la originalidad y la informalidad que siempre los caracteriza. Uno de ellos, Tabaré está de vuelta con el grupo, y vestido a lo “sombrerero loco” no deja de atraer todas las miradas.

Pero además en vivo todo le sale perfecto. Durante el show del domingo no existió descoordinación entre ninguna de las partes del espectáculo. La sincronización entre los coros la música, los videos y el recitado de los textos simplemente no tiene puntos flojos. Durante las dos horas del show hay un intercambio de distintas técnicas que dan como resultado un todo que arranca del público carcajadas en modo permanente de principio a fin.  

“Un día de Julio” es el nuevo show que presentaron el domingo. Y como siempre tiene un contenido muy profundo y crítico sobre la sociedad actual, cosa característica de las murgas uruguayas. Esta vez verso sobre Julio, un genio y ermitaño de 48 años (Martín Cardozo) que nunca salió de su casa porque no quiere ser fagocitado por el sistema. “Julio no quiere que el sistema se lo trague” es la primera frase que abre el espectáculo luego de la “entrada” muguera.

Julio encontró una forma de resistirse al sistema capitalista, reparar todo tipo de objetos para probar que la industria se equivoca, y se puede reciclar. El otro personaje clave en esta historia es la madre de Julio (Yamandú Cardozo), una mujer crudamente realista y profundamente castradora con su hijo. El resto de grupo está representado con disfraces de ratas, únicas amigas de Julio. Con un impecable y brillante vestuario de Mercedes Lalanne.

El relato del nuevo show de esta murga tiene como tópicos principales: el capitalismo, el mercado, las deudas, lo mediático, el sexo y el dogmatismo. Con estos potentes elementos Agarrate Catalina hace un excelente “mejunje” que da como resultado un potente espectáculo de dos horas de duración donde la vieja finalidad del carnaval (alterar el orden establecido) recupera su vigor, y el público puede reírse de los poderosos, de su propio sometimiento al sistema, y porque no de su propia vida.

La carcajada está asegurado todo el tiempo, con cada relato, cada chiste escénico que sobran durante todo el show, y también en sus irónicas letras. La parodia y la sátira son dos de los elementos claves para entender porque esta presentación es tan divertida de ver en vivo.

Algo muy novedoso de este nuevo espectáculo, que no tuvieron las actuaciones anteriores del grupo, al menos en Corrientes. Es la fuerte presencia de los audiovisual, tanto con visuales, relacionadas siempre con lo que sucede en el escenario, como las entrevistas a personajes famosos de Argentina y Uruguay. Que van desde: Víctor Hugo Morales, Emiliano Brancciari, cantante de No Te Va a Gustar a León Gieco, Gabriel Rolón, Marcelo Zlotogwiazda y el conducto de radio y televisión “Baby” Etchecopar.

 Como es ya un clásico en sus presentaciones, luego de la canción de “la retirada”, los integrantes de Agarrate Catalina bajaron del escenario cantando y tocando para fusionarse con el público, y terminar bailando murga fuera del complejo. “Entre la muchedumbre. Se pierde su silueta. Todos gritan su nombre. Nadie sabrá quién es”. Así quedamos a la espera de encontrar a Julio en otro carnaval.

 

Foto: Diego Vigay


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo