09-11-2017 / 12:11
Polémica por el senador que vence su mandato de cuatro años en diciembre


De acuerdo a una interpretación, la senadora que debe cumplir mandato por cuatro años es la reelecta Carolina Martínez Llano. Del otro lado afirman que quien cumple con su período es Roberto Miño, que debería dejar su lugar en diciembre.
La Cámara de Senadores tiene una polémica en ciernes debido a las diferentes interpretaciones que hay sobre quién es el legislador que tenía un mandato acotado de cuatro años, y cuyo vencimiento es el 10 de diciembre de este año. La disyuntiva se centra en saber si ese mandato le correspondía a Carolina Martínez Llano, quien renovó su banca en las últimas elecciones, o a Roberto Miño, quien intenta resistir dos años más.

Esto es así producto del aumento de bancas en la Cámara Alta promovido en el 2013. Por tal motivo los senadores que fueron electos en el puesto seis y siete de acuerdo al sistema D’hont ese año tendrían mandatos de cuatro años en el primer caso y de dos en el segundo.  

En el 2015 salió del Senado la liberal Nélida Maciel, quien fue la última en ingresar de acuerdo al sistema de reparto dos años antes, y en diciembre de este año debería emigrar de la Cámara el senador que llegó a la Cámara Alta en el lugar seis en el 2013.

Según los resultados de los comicios provinciales de aquel año, quien ingresó al Senado en el puesto seis fue Roberto Miño, pero allí se dio un episodio que alimentó la confusión. Irma Pacayut fue electa senadora en cuarto término, por lo que le correspondía seis años de mandato, pero renunció a su banca un instante después de asumir para acompañar en el Gabinete Municipal al por entonces electo intendente de la Capital, Fabián Ríos.

Quien reemplazó a Pacayut en el Senado fue Carolina Martínez Llano, ya que era la que seguía en la lista de candidatos del desaparecido Frente para la Victoria.

Y allí radica la polémica actual: por un lado están los que interpretan que quien reemplazó el mandato de seis años de Pacayut fue Martínez Llano, y , por el otro, los que afirman que se produjo un corrimiento de la lista ante la renuncia de la dirigente justicialista, recayendo en Miño el período de seis años como senador.

De primar la primera interpretación, Miño debería abandonar su banca el 10 de diciembre, y, debido a que Martínez Llano fue electa nuevamente como senadora el 8 de octubre, quedaría un lugar vacante a rellenar por otro candidato a senador del FpV en el 2013.

Ese lugar le corresponde a Mariano Garay, quien es electo intendente de Santo Tome y tomará posesión de su cargo el 10 de diciembre. Por lo que el lugar vacante en el Senado debería ser ocupado por Pablo Monzón, concejal de Goya y cercano al Partido de la Victoria.

Quienes están alerta a este juego de interpretaciones son los más que experimentados senadores radicales, Noel Breard y Sergio Flinta. Ni lerdos ni perezosos, se frotan las manos para aprovechar otra fisura en el Peronismo en beneficio de los interese del Gobierno provincial.


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo