05-02-2018 / 16:35
Para el PC, el Pacto Fiscal significa un “ajuste brutal” para la Provincia


Según el Partido Comunista, Corrientes pierde autonomía sobre impuestos propios, se eliminan tributos coparticipables, además de aceptar un ajuste sobre el gasto y la planta estatal. Instan a la Legislatura provincial a no aprobar el Pacto.
El Partido Comunista emitió un comunicado, en el cual calificó al Pacto Fiscal que firmó Corrientes, como “un ajuste brutal para las arcas públicas de la Provincia”. Dicho acuerdo debe ser refrendado por ambas Cámaras Legislativas provinciales en sesiones extraordinarias que fueron convocadas para este mes de febrero.

De acuerdo al PC, de prosperar este convenio propiciado por la Administración de Mauricio Macri, Corrientes “perderá autonomía sobre impuestos propios”; a la vez que “se eliminarán tributos coparticipables”. En el mismo sentido, la Nación “le exige a la Provincia un ajuste sobre el gasto público y la planta de empleados estatales”.

“Según reconocen los propios funcionarios provinciales, Corrientes perderá entre 1.800 mil millones y 3.000 millones de pesos de recursos coparticipables que no llegarán este año”, recordaron desde la centenaria organización política.

Ante esto, “instamos a la Legislatura provincial a no aprobar este Pacto Fiscal y exigimos al gobernador, Gustavo Valdés, a demandar lo que sea necesario ante la Nación para que la merma en los recursos provinciales no se haga efectiva”, advirtió el Comité Provincial del PC.

A la vez, se le solicita a Valdes que “se expida ante la retención de los recursos correspondientes al Fondo Sojero durante el mes de enero”.

Según los firmantes del documento, dicha acción “significó una amenaza de la Administración Central para que la Provincia apruebe el Pacto Fiscal en las Cámaras de Diputados y Senadores”.

En palabras de la presidenta del PC correntino, Sonia López, este Pacto Fiscal “es un ajuste claro y sincero que aceptó con una sonrisa el ex gobernador, Ricardo Colombi; y significa una hiper concentración de recursos en manos de Mauricio Macri para poder desplegar su campaña política en los próximos años”.

Desde el PC subrayaron que con los distintos pactos fiscales que se firmaron a partir de 1993, las provincias no dejaron de ceder recursos en manos de la Nación. Antes, el Gobierno central se quedaba con el 40% del total de los recursos, y las provincias se repartían el 60%; mientras que ahora, la Nación se quedará con el 70% y las provincias solo con el 30%.

Para los comunistas correntinos, este Pacto Fiscal “se da en un contexto complicado para la Provincia”. Entre los argumentos utilizados señalaron que desde este año “no habrá refinanciación de la deuda pública de Corrientes por parte de la Nación”. Por tal motivo, Valdés deberá afrontar vencimientos de la deuda por 870 millones en el 2018.

Además, Corrientes, como economía regional, “fue perjudicada por nuevos impuestos que se introdujeron en la Reforma Tributaria que el Congreso aprobó en diciembre del año pasado”. Por ejemplo, el sector citrícola “sufrió el aumento de impuestos del 4 al 17%, sin que el gobernador de la Provincia protestará ante la Nación por una situación que pone en riesgo cientos de puestos de trabajo de correntinos y correntinas”, indicaron.

Dentro del Pacto Fiscal también se exige que la Provincia disminuya el Impuesto a los Ingresos Brutos y Sellos, hasta hacerlo desaparecer en el 2022; como también que transfiera a la Nación el Impuesto Inmobiliario Rural. “Estamos cediendo los dos impuestos más importantes que tenía Corrientes”, afirmaron.

A su vez, por la quita de las retenciones a la soja, “Corrientes recibirá menos por Fondo sojero, lo que provocará una disminución de los recursos para obras de infraestructura que necesitan la Provincia y los Municipios”. “Tampoco se coparticipa más el Impuesto al Cheque, que será transferido en un 100% a la Anses”, se puntualizó en el documento.

Asimismo, la Provincia “aceptó reducir los niveles de inversión y gastos corrientes, lo que impactará en Educación, Salud y Seguridad, como también en la atención a los Municipios”. Además, Corrientes “se obligó a achicar o congelar gastos en salarios e impuestos laborales”.

“El Gobierno de Mauricio Macri pide concretamente que se achique la planta del personal estatal en la Provincia”, aseveró el PC. Desde la agrupación política sostuvieron que “no hay una compensación por todas estas quitas como aseguran desde el Gobierno nacional”.

“La única compensación clara es el permiso que se le otorga a Corrientes para tomar deuda sin límites”. “Se está empujando a la Provincia a reiniciar un camino de endeudamiento que nos llevó a la crisis de 1999”, finalizaron. 


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo