07-09-2018 / 02:39
Recorte a la Universidad: tomaron la Facultad de Humanidades


Estudiantes tomaron el edifico de la Facultad de Humanidades de la Unne, en repudio al ajuste que el Gobierno nacional viene aplicando sobre las Universidades. Reclaman mejores salarios a docentes, y contra recorte al Presupuesto.
Estudiantes y profesores tomaron la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste (Unne), en repudio a las políticas de ajuste que se llevan a cabo por parte del gobierno de Mauricio Macri. La medida consiste en el cese total de actividades administrativas, y la posibilidad de realizar clases públicas.

Esta acción se inscribe en el contexto nacional de lucha y se suma a las medidas de fuerza que se están llevando a cabo en todas las universidades de la Argentina y que acumula la quinta semana de paro docente y de toma efectiva de los espacios académicos.

La lucha se inició con el recorte presupuestario de becas Progresar y Bicentenario, recorte de 4 mil millones al sector educativo, recorte a las incumbencias de los títulos de Ingeniería, Medicina, Ciencias Exactas, entre otras. Además de los recortes y no pagos de las becas de ciencia y tecnología, etc. 

Dentro del marco inflacionario en el país (estimado oficialmente en un 42%) la negociación salarial docente con el gobierno nacional es insuficiente. El gobierno mantuvo su propuesta del 15% al básico y un adicional remunerativo (en negro). Esta suma no incluye el pago por zona desfavorable ni los adicionales por título.

Desde la Asamblea de Humanidades apuntan a "una rebelión educativa que recorre el país en toda su extensión, crece y se profundiza día a día". En ese sentido, se constantan vigilias, tomas y actividades de lucha en la UBA, en la UNCuyo, la UNR, la UNSI, la UNLP, la UNER, la UNRN (cede Cipolletti), la UNMDP, la UNCo (sede Neuquén), la UNJu, la UNCA, la UNC y ahora Unne (Facultad de Humanidades).

Durante el primer cuatrimestre del año se realizaron clases públicas para visibilizar la problemática docente y estudiantil. Durante el segundo y ante la falta de respuestas se realizaron asambleas, clases públicas y vigilias interclaustros. Todas estas medidas confluyeron en la Marcha Federal del 30 de agosto convocada a nivel nacional y de concurrencia masiva en la ciudad de Resistencia. 

La toma reviste un carácter pacífico y se lleva a cabo a partir de un consenso logrado en distintas asambleas y actividades de carácter público y con participación activa de estudiantes y docentes. "Consideramos legítima la toma por ser un gesto político y solidario con las luchas que se vienen desarrollando en otras universidades y a la que llegamos agotando todas instancias previas de negociación", afirmaron. 

"En virtud de la situación crítica por la estamos atravesando pedimos la solidaridad a todo el conjunto estudiantil, docente y no docente y a la comunidad en general porque esta problemática trasciende el ámbito educativo", finalizaron. 


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo