10-01-2019 / 09:04
Inundaciones en Corrientes: cuando la realidad le gana al marketing


Otra tormenta dejó al descubierto las falencias de infraestructura que padece la ciudad de Corrientes. A un año y mes de haber asumido, Eduardo Tassano debería mostrar algo más que una foto con sus mocasines pisando un poco de barro.
Otra vez la lluvia y vientos, y otra vez calles y barrios anegados, gente que perdió todo, árboles caídos por doquier, y hasta la histórica pérgola de la Punta San Sebastián totalmente destruida. Nuevamente, también, funcionarios echándole la culpa al clima y sacándose fotos pisando el barro después que pasó todo.

A un año y un mes de haber asumido, hace rato que pasó la típica luna de miel del intendente, Eduardo Tassano, y los vecinos de la ciudad de Corrientes. El jefe comunal debería mostrar algún resultado en lo que fue su caballo de batalla durante la campaña: el Plan Hídrico que iba a resolver las inundaciones, uno de los males endémicos que padece la Capital provincial.

El Plan Hídrico surgió como promesa en medio de una campaña en la que las lluvias e inundaciones fueron principales protagonistas. No hay que ser un experto en análisis político para entender que las calles anegadas y el posterior barrial que dejaba el paso del agua fueron decisivas para que el ex intendente, Fabián Ríos, no logré su anhelo de reelegirse como jefe comunal.

Más allá de las innumerables conferencias de prensa anunciando supuestos avances en el Plan Hídrico que realizó Tassano en su algo más de un año como intendente, cada lluvia devolvieron la misma imagen que ya tiene acostumbrada a la ciudadanía capitalina.

Es cierto que el jefe comunal puso la vara muy alta al asegurar que iba a resolver uno de los principales problemas, pero también debería explicar en qué se destinaron los más de 17 millones de pesos ya invertidos en el Plan Hídrico. Nadie pretende que las inundaciones desaparezcan como arte de magia, pero sí que se perciban mínimas mejoras en comparación a la situación anterior.

“El hecho concreto es que desde las 7.30 u 8 horas, la ciudad comenzó a funcionar normalmente”, dijo sin ruborizarse Tassano en una conferencia de prensa que realizó durante el mediodía del miércoles. Casi en el mismo momento, vecinos del barrio San Antonio Oeste cortaban el tránsito sobre la avenida Alta Gracia pidiendo la presencia municipal porque el agua seguía estando a la altura de sus rodillas.

Párrafo aparte merece el rol de la oposición en el Concejo Deliberante. La misma que, de alguna u otra forma, se la rebuscó para allanarle el camino al oficialismo en temas claves, como el Plan Costero y el aumento del boleto de colectivo, también brilló por su ausencia más no sea para denunciar la desidia e inacción del Municipio en una situación que afectó a gran parte de la ciudad.

Las lluvias parece que van a seguir por un tiempo más de acuerdo a los pronósticos, y el intendente debería pensar en mostrar mucho más que una simple foto pisando un poco de barro.


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo