01-03-2019 / 12:00
En medio de un clima tenso, Macri abrió la sesiones ordinarias del Congreso


Entre fuertes cruces con legisladores de la oposición, el presidente de la Nación dirigió un encendido discurso en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso. Con poca mención de la situación económica, se centró en la corrupción y transparencia.
En medio de un clima tenso, que avisora lo que será el año electoral, Mauricio Macri dio su discurso en la apertura de sesiones del Congreso de la Nación. Habló muy poco de la actual situación económica del país, y se centró en temas referidos a la corrupción del Gobierno anterior y la transparencia.

De la crisis que se desató el año pasado, solo se limitó a decir que fue producto de tres problemas puntuales: turbulencias externas, la sequía y la causa de los cuadernos.

Macri reconoció que la pobreza aumentó el año pasado. Según su visión, los pobres volvieron a ser los mismos que en 2015, luego de bajar en 2016 y 2017. Para paliar esta situación, el presidente anunció un incremento del 46% de la Asignación Universal por Hijos.

Finalizó su discurso como si ya estuviera en campaña, con una arenga dirigida a los argentinos para seguir por el mismo camino emprendido desde el inicio de su gestión. En el medio, los legisladores oficialistas sobreactuaron un entusiasmo ante cada frase del mandatario nacional.

Por su parte, los senadores y diputados de la oposición lanzaron críticas desde sus bancas en varios tramos del discurso de Macri.

Frente a una Plaza del Congreso vacía y adentro de un recinto en el que se desplegó un inusitado operativo de seguridad en accesos y palcos, Macri dijo que “hay que mirar la realidad de frente”, pidió salir “del camino del atajo” y aseguró que su gobierno “asume la inflación, la pobreza y la inseguridad”.

“Tomamos la decisión de hacer lo que ninguna generación se animó a hacer”, destacó y sostuvo que “cambiar en serio implica atravesar dificultades”. “Pero cuando estábamos empezando a crecer, cambiaron las condiciones y surgieron nuevos desafíos, nuevas tormentas”, agregó.

Dijo que “estamos construyendo los cimentos” y con “rutas, trenes aeropuertos y redes de internet”, sin dar detalles cuantificables de ninguna de ellas, y afirmó que “lo que estamos logrando es enorme, porque estamos haciendo crujir estructuras viejas y arraigadas”.

Macri leyó su última alocución milimétricamente estudiada para que no contradiga los slogans de la campaña que lo llevó a la primera magistratura pero que, sin embargo, contrastan con los efectos de las políticas de ajuste que aplicó durante cuatro año.

El presidente destacó en su discurso ante diputados y senadores la firma del DNU sobre extinción de dominio, que fue rechazado en la Bicameral de Trámite Legislativo por legislar sobre asuntos penales, algo que solo es potestad del Poder Legislativo, y por avanzar sobre un tema que está en tratamiento en el Congreso. "El que se oponga que diga dónde está parado y a quién quiere proteger, mientras la enorme mayoría trabajamos para sacar el país adelante", sobreactuó el mandatario y fue seguido por toda la bancada oficial que se paró para aplaudirlo. 

Tras destacar el DNU que no superó el visto bueno de la comisión bicameral, Macri se dirigió a los legisladores para solicitar la aprobación de dos proyectos de ley a tono con el eje de la campaña electoral que estará puesto en la "seguridad". Macri pidió que el Congreso apruebe la reforma del Código Penal, "que tiene 100 años y está lleno de parches", a pesar de que fue presentada por una comisión de expertos en agosto pasado y el propio Poder Ejecutivo suspendió su envió al Parlamento para no reabrir el debate sobre el aborto, que el anteproyecto mantiene como un delito. 

Otra de las medidas solicitadas por el presidente fue el tratamiento del Régimen Penal Juvenil sobre el que aseguró que "es mucho más que la baja de un año de la edad de imputabilidad, es dar respuesta a muchos chicos que van en camino de convertirse en delincuentes". De esa manera, el mandatario ratificó que el proyecto oficial buscará reducir la baja de la edad de imputabilidad, algo que fue rechazado por Unicef y todas las organizaciones de infancia consultadas por el Poder Ejecutivo. 


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo