17-06-2019 / 07:27
Debut y derrota para la Selección Argentina


No era fácil en los papeles el debut de la Argentina en esta Copa América, su primer torneo oficial después de la frustración que significó la eliminación en octavos de final en el Mundial de Rusia frente a Francia. Cambio de entrenador mediante, partida y regreso de Lionel Messi, y la llegada de algunos nombres nuevos al equipo impregnaban al equipo nacional de ciertos aires renovados.

Tal como lo sugerían los papeles, en el estadio Arena Fonte Nova de Salvador de Bahía, la Selección no la tuvo nada fácil frente a Colombia, que terminó imponiéndose por 2-0 con goles de dos jugadores que ingresaron desde el banco de suplentes: Roger Martínez y Duván Zapata. Los Cafeteros lideran así el Grupo B, cuya primera fecha se completará este domingo con el partido Paraguay-Qatar (a las 16). Justamente, los guaraníes serán los próximos rivales de la Selección, el miércoles 19 (a las 21.30).

Se podrá decir que no le salieron las cosas a la Selección en su momento, pero lo cierto es que a lo largo de los 90 minutos Argentina dejó la sensación de no haber jugado un buen partido. Le costó generar juego, no llegó con facilidad al área rival y, en defensa, pasó varios momentos de zozobra. Es que Colombia no se complicaba mucho con la pelota. Era vertical en sus ataques y cuando llegaba, metía miedo.

Mientras que Argentina esperaba por Messi, Agüero y Di María -una fórmula que no funcionó para nada-, los dirigidos por Carlos Queiroz tuvieron dos oportunidades clarísimas para romper el cero. La primera la desperdició Roger Martínez, que había ingresado a los 12 minutos en lugar de Luis Muriel -quien debió dejar la cancha tras una fuerte infracción de Leandro Paredes-; la segunda comenzó con un pase comprometedor de Armani para Otamendi -una clara muestra del desconcierto defensivo que por momentos afectó a la última línea-, quien perdió la pelota frente a Falcao y que, cuando este buscó el pase para James Rodríguez, terminó despejando Guido Rodríguez apareciendo en la escena como un salvador.

Al cabo de la primera mitad, una cosa quedaba clara. Colombia controlaba el trámite, con buenas labores de Cuadrado y Barrios en la zona de volantes y jugaba más cerca del arco de Armani que lo que Messi y compañía lo hacían del de David Ospina. Prueba de ello fueron los disparos al arco: cuatro para los cafeteros y apenas uno para los dirigidos por Scaloni, que no encontraban el camino.

El ingreso de De Paul por Di María para la segunda parte le imprimió un poco más de vértigo al ataque argentino. Sin embargo, Colombia no aflojaba su presión sobre la salida y dificultaba la conexión entre los defensores y los volantes. Con De Paul pegado sobre la raya y buscando constantemente el desborde, y con Messi asumiendo poco a poco el protagonismo, la Selección comenzó a ofrecer otra imagen, acaso una que se asemejaba un poco más a la esperada.

Paredes tuvo a los 58 una gran chance con un remate desde afuera que Ospina debió esforzarse para controlar y, diez minutos más tarde, muy cerca estuvo la Argentina de abrir la cuenta, tras una jugada de tiro de esquina, con un cabezazo de Otamendi que Ospina sacó abajo de un manotazo y en el rebote Messi logró conectar, con otro cabezazo, aunque esta vez desviado.

El mejor momento de la Selección terminó con un baldazo de agua fría. Es que en el que era su mejor pasaje, y cuando el equipo de Scaloni se lanzaba cada vez más decidido a la ofensiva, Colombia se desahogó con un contragolpe letal, que se inició con un cambio de frente fenomenal de James Rodríguez para que Roger Martínez, tras superar la oposición de Saravia, se acomodara y sacara un derechazo cruzado junto al palo derecho de Armani, que no llegó a la pelota pesar del esfuerzo.

El 1-0 fue demoledor para la Selección. Sin reacción y con muchas muestras de impotencia, el equipo nacional terminó de derrumbarse cuando, a los 86, tras un desborde y centro de Lerma, el ingresado Zapata se coló entre los centrales argentinos para empujar la pelota sólo frente a Armani y poner el 2-0 que liquidó el trámite y condiciona a la Argentina para lo que sigue en la Copa.


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo