27-10-2019 / 04:20
En medio de la crisis económica, Argentina elegirá presidente


En un contexto de devaluación del peso, inflación y pérdidas de reservas; las argentinas y argentinos concurrirán a las urnas para elegir presidente y legisladores nacionales. Alberto Fernández buscará evitar el ballotage.
Este domingo se realizarán las elecciones nacionales que definirán el nuevo presidente de la Nación, además de renovar la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado. En medio de la incertidumbre económica, todas las encuestas dan como favorito al candidato opositor, Alberto Fernández; aunque falta determinar si será necesaria o no la segunda vuelta.

El actual mandatario nacional, Mauricio Macri, buscará un batacazo y descontar algo de la amplia diferencia que el postulante del Frente de Todos le sacó en las Paso de agosto. Lo suficiente para acceder a un ballotage.

Para que Fernández triunfe en primera vuelta deberá sacar el 45% de los votos más uno, o un porcentaje entre 40 y 45 con una diferencia de 10% con el segundo. En las Paso, el candidato opositor superó los 49 puntos, mientras que Macri solo alcanzó el 33%.

Además de Fernández del Frente de Todos y Macri de Juntos por el Cambio, también competirán Roberto Lavagna por Consenso Federal, Nicolás Del Caño del Frente de Izquierda, José Luís Espert de Unite, y Juan José Centurión de Nos.

El contexto de la elección es un país sumido en una grave crisis social y económica; con 35% de pobreza, 10,5% de desocupación y una recesión que lleva 18 meses con caída del PBI y la actividad económica. Esta situación se agravó la semana que terminó con una nueva devaluación del peso que se produjo tras una corrida cambiaria que ubicó al dólar en los $65.

Dicha devaluación ya está impactando en los precios, que se volvieron a disparar luego de que septiembre marcará la inflación más alta del año con 5,9%, según el Indec.

Esta crisis económica es el principal argumento de Fernández para captar la mayor cantidad de votos. Por su parte, Macri se centra en cuestionar la corrupción y una forma de hacer política, según él autoritaria, que representaría el kirchnerismo. La principal atacada por la estrategia de Juntos por el Cambio es la compañera de fórmula de Fernández, Cristina Kirchner.

La elección tendrá una polarización extrema, ya que ninguna de las otras cuatro opciones logró instalarse como una tercera fuerza que le haga algo de sombra a los dos frentes mayoritarios.


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo