25-11-2019 / 16:40
Tras presión social, Justicia anuló procesamiento de los padres de Tamara


El juez de Instrucción N° 2, Juan Manuel Segovia, anuló el procesamiento contra Jorgelina Romero y Sergio Salazar. Ambos habían sido imputados por los incidentes que ocurrieron hace un año tras la absolución del femicida de su hija.
El Juzgado de Instrucción N° 2, a cargo de Juan Manuel Segovia, suspendió los procesamientos de Sergio Salazar y Jorgelina Romero. Ambos habían sido imputados por los incidentes ocurridos el año pasado, luego que el Tribunal Oral Penal (TOP) N° 1 absolvió al femicida de su hija, Tamara Salazar.

La adolescente de 16 años fue hallada muerta en el 2016, y el único imputado era Raúl Escalante. Tras la absolución del hombre, el crimen quedó impune.

La indignación que causó el fallo del TOP N° 1 provocó disturbios afuera del Tribunal que concluyeron con vidrios rotos y una represión policial. Por esos hechos, el fiscal, Raúl Pasetto, había imputado la semana pasada a los padres de Tamara. La acusación fue por "daños a los bienes del Estado, amenazas y lesiones".

Esta situación generó el repudio de la familia de Tamara y distintas organizaciones feministas que se expresaron el viernes pasado en una conferencia de prensa.

También el abogado de Sergio Salazar y Jorgelina Romero, Hermindo González, expresó que "esta cuestión fue analizada por la justicia oportunamente y no se debió judicializar por el estado emocional en que estaba la pareja".

La decisión llega cuando la familia espera la respuesta del Superior Tribunal de Justicia al pedido realizado para que se revea el fallo que liberó a Escalante. "Estamos seguros que fue el el autor del femicidio de Tamara”, aseveró González.

El caso

Tamara Salazar fue encontrada en enero de 2016 en una alcantarilla al costado de la ruta Provincial Nº 5. Días después Escalante, de 39 años, quedó detenido por pericias policiales que lo vincularon como propietario de un Renault 19 color gris secuestrado en la causa y en el cual se habría trasladado a Tamara.
La autopsia determinó que la joven había sido ahorcada.
 
Tamara tenía 19 años, vivía en el barrio San Marcos. En la siesta, había salido de su casa a cargar crédito para su celular, pero no regresó. 

Durante la investigación se pudo constatar que Escalante utilizó la red de Facebook para captar a Tamara y fue un poco más de un mes de interrelaciones, desde el primer contacto. Por este motivo es que el caso también se enmarcó en la figura de grooming.

El grooming está considerado como un engaño pederasta. Es una serie de conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto con el objetivo de ganarse la amistad de un menor de edad, creando una conexión emocional con el mismo, con el fin de disminuir las inhibiciones del infante y poder abusar sexualmente de él.


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo