13-09-2021 / 16:28
Comenzó el juicio por el abuso sexual contra una joven en Caá Catí


En el 2017 Rocío Avalos fue víctima de abuso sexual en la localidad de Caá Catí. Inició el juicio en el que se dictará sentencia en la causa que tiene tres imputados. Al ser muy extenso el expediente, su lectura que abre la audiencia continuará el lunes próximo.
En el Tribunal Penal Oral N* 2 (TOP 2), ubicado en Plácido Mártinez 1056, inició el juicio por un suceso ocurrido en el 2017. El 27 de enero de ese años Rocío Avalos habría sido víctima de abuso sexual gravemente ultrajante en concurso ideal, con abuso sexual agravado por el acceso carnal, hiperagravado por el número de autores. Desde esa fecha transitó varias pericias para poder determinar distintas cuestiones relacionadas a pruebas dentro de la causa.

Tras cuatro años de haber revivido el episodio reiteradas veces con peritos profesionales, finalmente comenzaron las audiencias. En un primer momento el caso se iba a desarrollar dentro de la instancia privada, pero los vocales, Román Esquivel y Ariel Azcona, en conjunto con el juez, Juan José Cochia, decidieron que el debate sea oral y público.

Los únicos tres acusados, Lucas Almeida, Santiago Chávez y Nicolás Contín, estuvieron presentes en la sala de audiencias acompañados por Leiva, su abogado defensor. Cabe destacar que Contín es defendido por Jorge Buompadre, quien justificó su ausencia a la Fiscalía.

El abogado de la querella, Eduardo Mosqueda, pidió que Romero, quien integra su equipo de trabajo pueda estar presente en la sala. Ante lo que el abogado de la defensa manifestó que estaba en desacuerdo, debido a que éste no había participado de la instancia de instrucción. El Tribunal resolvió que Romero puede estar presente en la sala de audiencias, pero no como integrante del equipo de la querella sino únicamente como oyente.

El abuso sexual se habría producido alrededor de las 6 horas del 27 de enero del 2017. Ante el percato de una amiga de Avalos de no estar en la pista bailando como lo estaba haciendo hace minutos, en el quincho de un amigo en común en la localidad de Caá Catí en un “after” tras los corsos, la buscó dentro de la casa. Al encontrarla y al no estar en buen estado salen de esa casa y un transeúnte les ofrece ayuda.

La llevan a la casa de otra de sus amigas que se encontraba con ellas en el mismo evento y allí debe ser trasladada al hospital local. Al no contar éste ni con un especialista en Ginecología, ni en Psicología o con un protocolo para casos de violencia, decide el personal de salud a cargo, trasladarla al hospital Llano de la Capital para que la vean especialistas más específicos para la situación que Avalos relató que habría atravesado.

En el expediente incluso se encuentra el testimonio de un involucrado, en el que comenta que la noticia ese día fue mal comunicada en los medios. Específicamente en un programa radial matutino capitalino se comentaba que Avalos habría necesitado la asistencia de oxígeno para poder respirar bien y que habría sido trasladada a Capital por no poderla compensar en Caá Catí. Sucesos que son falsos, debido a que en la declaración del personal de salud que ordenaron su traslado, especificaron que se encontraba despierta, lúcida, con signos vitales normales y sin necesidad de oxígeno

Avalos estuvo presente fuera de la sala acompañada y se la veía muy conmovida. Transitó el lento camino de la Justicia, que finalmente le dió la posibilidad de poder elevar su caso a juicio.

Al ser tan extenso el expediente con el que se abrió la primera audiencia, su lectura continúa el próximo lunes desde las 10,30. En este documento se encuentran los hechos que dieron origen a la causa, de la misma forma como las distintas testimoniales de los participantes de esa fiesta y de los profesionales que la atendieron a Avalos. Está prevista la citación de más de 20 testigos.


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo