05-11-2021 / 09:22
Perpetua para tres imputados por el femicidio de Araceli Fuelles


Este jueves 4 de noviembre fue el día que hace muchos años la familia y quienes conocieron a Araceli Fuelles esperaban. El juicio por su femicidio tuvo sentencia. Tres de los nueve imputados fueron condenados a perpetua.
(Por Tatiana Ledesma Flores) 

“Vieja, prepará unos mates que voy para casa”, fue el mensaje que la mamá de Araceli Fuelles, Mónica Ferreyra, recibió del celular de su hija a las 7 de la mañana del domingo 2 de abril del 2017. La noche anterior, el sábado 1, Araceli fue invitada a un cumpleaños por Darío Badaracco, a quien conocía del barrio en el que vivían en José León Súarez, y con quien mantenía una relación.

Presentes de ese evento, testificaron que la vieron retirarse alrededor de las dos de la mañana del domingo. Araceli nunca llegó a tomar esos mates, desde ese momento familiares y amiguxs iniciaron una búsqueda desesperada para dar con su paradero. El 27 de abril, 25 días después de esa fiesta, su cuerpo fue encontrado debajo de unos escombros en el patio de la casa de Darío Badaracco. La autopsia determinó que la joven de  22 años murió por asfixia mecánica y estrangulamiento a lazo.

Desde ese momento quienes buscaban justicia para Araceli, iniciaron el lamentable lento peregrinar de los tiempos judiciales en nuestro país. Tras cuatro años y siete meses del hecho, finalmente el Tribunal Oral en lo Criminal N°3 de San Martín, correspondiente a la jurisdicción de José León Súarez, dictó sentencia.

Por el femicidio de Araceli fueron condenados a perpetua Carlos Cassalz, Hugo Cabañas y Marcelo Escobedo, por considerarlos cómplices del crimen. La pena coincidió con el pedido de la fiscal Mariana Piwarczuk y por el abogado de la familia, Diego Szpigiel.

Por su parte, fueron absueltos Hernán Rodrigo Badaracco, Carlos Antonio Ibarra, Daniel Alaniz y los hermanos Jonathan y Emanuel Ávalos. Darío Badaracco, quien era pareja de Araceli en ese momento, había sido detenido pero falleció el 13 de abril del 2019 tras cinco días de agonía en un hospital, por haber sufrido golpes y quemaduras de parte de sus dos compañeros de celda en el penal de Sierra Chica.

Un día antes de la sentencia, Carlos Cassalz fue detenido en un centro de votación de San Martín. La detención se produjo luego de que la madre de Araceli denunció haber recibido hace 15 días un video intimidatorio de nueve segundos de duración, en el Cassalz se mostraba portando una ametralladora. Ninguno de los condenados quiso estar presente en la sala donde se dictó sentencia.

A excepción de Badaracco, el resto de los imputados se encontraba en libertad, debido a un fallo de Cámara de Apelaciones de San Martín, que consideró que por "ineficiencia del sistema investigativo" no pudieron obtenerse las pruebas necesarias que demuestren sus participaciones en el hecho. Durante este tiempo además ocurrieron otras irregularidades, como falta de resultados de los peritajes, mala conservación de muestras recolectadas donde encontraron el cuerpo y la colocación de "falsas pistas".

“Sé que a mi hija no la voy a sacar más del nicho, no la voy a tener más conmigo. Pero ella ahora va a descansar en paz. Le van a volver a crecer las alas y volará bien alto”, declaró Mónica a la prensa al finalizar la sentencia. “Beso su fotos todos los días antes de desayunar”, comentó conmovida.

Tras casi cinco años de un lento proceso que caracteriza a nuestra justicia patriarcal, finalmente la familia de Araceli encontró justicia. Los tiempos complejos muchas veces son propensos a la presencia de irregularidades de las pruebas, como lo demuestra este caso. Hoy, finalmente, Araceli Fuelles descansa en paz.


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo