22-11-2021 / 10:07
Dos policías más fueron imputados por la muerte de Lautaro Rosé


La Justicia imputó a otros dos policías por la muerte del joven de 18 años y suman un total de 11. El miércoles declara la madre de la víctima en la causa caratulada como abandono de persona seguido de muerte y apremios ilegales.
Otros dos policías se sumaron a los ya nueve imputados por el abandono de persona seguido de muerte de Lautaro Rosé, el joven que murió ahogado en el río Paraná tras una persecución ocurrida el 8 de este mes en la capital provincial, y los investigadores tienen previsto para el próximo miércoles escuchar el testimonio de la madre de la víctima para incorporar a la causa.

"Quiero que caigan presos, que no tengan la libertad los que me quitaron a mi hijo, porque le arrebataron la vida", dijo a Télam Juana Sotelo, madre de Lautaro (18), quien aseguró que no dejará de pedir justicia.

La mujer, que fue citada como testigo en la causa para el 24 de noviembre próximo, se lamentó por lo ocurrido con su hijo y repudió el accionar policial: "Están para cuidarnos no para matarnos. No voy a dejar de pedir Justicia hasta que caigan los que me sacaron a mi hijo".

Por su parte, el fiscal de Instrucción a cargo de la causa, Gustavo Robineau, dijo a Télam, que son 11 los policías imputados, ya que se sumaron evidencias que involucran a otros dos, además de los nueve ya acusados.

Los efectivos de la fuerza de Seguridad provincial están imputados por los delitos de abandono de persona seguido de muerte, apremios ilegales e incumplimiento de los deberes de funcionario público y "se buscará determinar el grado de responsabilidad de cada uno de ellos", señalaron fuentes judiciales.

"La semana que viene se empezarán a producir las pruebas del expediente", explicó el fiscal a Télam, en referencia a las declaraciones de testigos, imputados y el estudio de imágenes de cámaras de seguridad de la zona.

En este sentido, la jueza de Instrucción 3, Josefina González, adelantó a Télam que el próximo miércoles 24, se tomará declaración a Juana Sotelo, mamá de Lautaro.

"Todavía no caigo, siento que todavía anda por ahí y que en cualquier momento va a llegar", agregó la mujer en una entrevista con esta agencia, al tiempo que destacó la multitudinaria marcha realizada para pedir justicia por Lautaro.

"Espero que cada vez haya más gente, para que no le pase lo mismo a otro chico, porque no tiene que haber ningún Lautaro más", expresó.

Sobre su peregrinar el día que Lautaro desapareció, Juana contó que salió a buscarlo porque ella lo conocía y sabía que no era normal que su hijo no hubiera llegado a la casa sin avisarle.

"Fui a la casa de su amigo, me contó que los persiguió la Policía. Fui a la comisaría segunda, me dijeron que espere. Sentí que los policías se rieron de mí, porque mientras yo lo buscaba con desesperación ellos ya sabían lo que había pasado", relató.

Lautaro desapareció el lunes 8 en la zona de la costanera de la capital correntina y dos días después su cuerpo fue hallado en las aguas del Paraná, cerca de los astilleros.

El informe de la autopsia difundido por la Fiscalía indica que el joven falleció por "asfixia por sumersión".

El abogado de la querella, Hermindo González, manifestó a Télam que de acuerdo al relato de testigos, Lautaro y su amigo de 16 años fueron perseguidos por policías que disparaban balas de goma.

El letrado dijo además que el joven "no sabía nadar y terminó en el río" y que los efectivos "no lo rescataron cuando pedía auxilio".

Sobre Lautaro, Juana también contó que era muy querido en el barrio Galván, porque era "muy solidario" y desinteresadamente "les servía la merienda y les hacía chipá cuerito los chicos en el merendero de la esquina".

"No tengo palabras para expresar lo que significa la ausencia de Lautaro para nuestra familia. Él era la alegría de la casa, le gustaba bailar, sacarse fotos, escuchar música", concluyó la madre.

Foto: Camilo Gómez Montero


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo