ESTA NOTICIA CONTIENE:
VIDEO
23-11-2021 / 10:06
Caso abuso sexual grupal en Caá Catí: entrevista a la sobreviviente


“Ahí pasa la violada” le decían a Rocío Ávalos, la denunciante del abuso sexual grupa que sucedió en Caá Catí en 2017. Estas palabras aumentaban sus temores, su aislamiento social y la imposibilidad de retomar su vida cotidiana.
Rocío María Ysabel Avalos, la denunciante del abuso sexual grupal, y su representante de la acción civil, Evangelina Soto, dialogaron en piso con el programa radial Las Lisas.  Cabe destacar que el juicio por su denuncia llegó tras casi cinco años de espera. El hecho denunciado data del 27/02/2017 en la localidad de Caá Catí y por éste están imputados Lucas Almeida, Santiago Chávez y Cristian Contín. 

La sobreviviente destacó que las fuerzas para combatir el lento caminar judicial, las críticas y la incredulidad social, las obtiene de su familia, de sus abogados, de las organizaciones sociales y de las miles de personas que la apoyan. Remarcó que estas fuerzas de acompañamiento la hacen no abandonar su búsqueda de justicia, debido a que luego de radicar la denuncia, ella y su familia empezaron a vivenciar lo que podría denominarse una serie de hostigamientos, llegando incluso a estar su vida en peligro.

“Las miradas estaban sobre mí”, explicó la denunciante al referirse cómo no pudo continuar con sus estudios y su vida cotidiana en la localidad, cuando estaba a tres materias de recibirse de profesora en Lengua y Literatura. “Como es un pueblo chico siempre nos cruzaban familiares de estas personas, siempre se burlaban, se reían. Ahí pasa la violada, me dijeron en su momento”, comentó.

Las personas de la localidad fueron clave en la no posibilidad de continuar su vida en Caá Catí. La sociedad se dirigía a ella con comentarios hirientes, revictimizantes y de incredulidad, afectándola gravemente. Existe aún un vacío en el debate y la formación ciudadana hacia el respeto a denunciantes.  

La sobreviviente desde entonces vivía encerrada en su domicilio, al caer la noche le pedía a su madre que trabase las puertas y ventanas para sentirse segura y no podía conciliar el sueño por temores. Una vez incluso uno de los imputados habría intentado atropellarla en la puerta de su casa, cuando trató de sacar a pasear a su perro. Otra vez, familiares de otro imputado en un evento la habrían increpado, al punto de pretender dañarla físicamente. 

El mismo vehículo que habría intentado atropellarla, sería el que varias veces siguió a su hermana a la salida del Instituto en el que ella estudió y también su hermana lo hacía. Su madre en su lugar de trabajo también habría sido blanco de burlas, comentarios y amenazas por parte de los imputados y sus familias, según relató la denunciante. 

Al enterarse por una radio local que los acusados iban a quedar en libertad, se descompensó y tuvo que ser trasladada al hospital local. Sus abogados tampoco fueron notificados correctamente, conforme a los procedimientos legales de nuestro país, sobre la liberación. 

Desde principios de septiembre se está realizando el juicio en el Tribunal Oral Penal n*2, el 11 de noviembre en la novena audiencia declaró la sobreviviente. Desde el inicio se destaca la falta de perspectiva de género en la defensa de los imputados. 

“Ellos quisieron introducir pruebas en el primer debate, de que Rocío subía fotos en su redes sociales en un bar, en distintos lugares. Ella está en todo su derecho, porque ella no está privada de su libertad por ningún delito, cuando ella quiera salir, o irse a tomar mate, o lo que fuese o con cualquier persona, ella está en todo su derecho de hacerlo. Nosotros y su psicóloga siempre tratamos que sea así, porque o sino ella se iba a enfermar totalmente y no estaría hoy donde está”, remarcó Soto. 

El día de la entrevista fue la décima audiencia en la que declaró una ex-amiga y ex-compañera de carrera de la denunciante. Se esperaba que testifique acorde a lo que había expuesto en sede policial cuando fue citada por primera vez, sin embargo se sucedieron varias contradicciones en su testimonial. Motivo por el cual la querella no desestima pedir su imputación por falso testimonio. 

Rocío María Ysabel Ávalos es una sobreviviente que actualmente está en segundo año de una carrera ligada a la administración pública y en la que ya inició las prácticas. Atraviesa algunos días mejores que otros, debido a que el juicio le hizo revivir muchísimas emociones, pero destaca que la contención de su familia y el acompañamiento de quienes creen en su testimonio la ayudan a continuar con sus estudios y su búsqueda de justicia.

El martes 23, el lunes 29 y el martes 30 son las próximas audiencias planificadas. Desde la querella esperan que la sentencia sea antes de la feria judicial.


2014 - Nueva Mirada Corrientes @LvDesarrollo